ULTIMOS POSTS

jueves, 18 de diciembre de 2014

Los terroristas ganan: Sony cancela The Interview


Después de que un grupo terrorista (¿hackers norcoreanos? Tienen... ¿computadoras?) infiltrara los servidores de Sony Pictures, revelando secretos muy poco interesantes de la multinacional, los hackers se pusieron más densos cuando amenazaron con replicar los ataques del 9/11 si es que Sony no cancelaba The Interview, una comedia sobre dos periodistas que tienen como tarea asesinar al dictador Kim Jong Un.

La tierra prometida de papá.

Los terroristas no podían ganar, Sony se mantuvo firme por un par de semanas. Pero después de varios momentos incómodos con Angelina Jolie y que todo el mundo se entere de la producción de varias películas que a nadie le importan (¿quién necesita otra película de Anita la Huerfanita?), todo se fue cuesta abajo.

¿Por qué no podía Jamie Foxx asesinar a Kim Jong Un?
Primero, Seth Rogen y James Franco, protagonistas de la película, anunciaron que no harían ninguna aparición pública para promocionarla. Después, las distribuidoras entraron en pánico y decidieron no pasar la película en los cines. Por último, Sony no pudo con la presión y canceló de raíz el estreno de The Interview.

Sony aprobó The Interview cuando esto ya había pasado,
claramente se lo buscaron.

CNN acaba de CNN en Twitter que, según investigadores americanos, está confirmado que el ataque fue dirigido directamente por Kim Jong Un. Creo que era un poco obvio que la información de una de las distribuidoras más grandes del mundo estaba en manos de tristes militares que jamás vieron una película en su vida, teniendo en cuenta la "jugosa" (nada jugosa) información que leakearon sin ningún criterio en absoluto.

"¡Y Ross se casa con Rachel!"
Solo queda esperar como responde Obama y su ejército de Storm Troopers, estamos hablando de una amenaza nacional, un acto sin precedentes en Hollywood y bueno, el mundo. Lo peor de todo es que The Interview es una comedia, probablemente no tan buena, que se les ocurrió a Rogen y Franco mientras comian nachos y se fumaban un porro y se perseguían desnudos en alguna de sus mansiones. Probablemente ahora están ahora sentados viendo tele murmurando "holy shit" y "holy fuck", mientras no pueden creer que están a punto de provocar, sin exagerar, una tercera guerra mundial. Holy shit indeed!


Comentarios

 

Subir